Aire libre

Chorro de Navafría: piscina natural, cascada y paraje impresionante

El área recreativa del Chorro de Navafría tiene todos los elementos para pasar un día inolvidable: piscinas naturales, rural fácil de senderismo hasta la cascada, merendero, zona de juegos y paraje impresionante. Se paga sólo el parking y está a hora y cuarto de Madrid, en la zona segoviana de la sierra de Guadarrama. Ideal para una excursión en verano.

Navafría es un bosque con una de las mayores extensiones de pino silvestre de Europa. Destacan por su altura y frondosidad, por lo que la zona es muy fresquita. Además existen numerosos arroyos y la zona baja está cubierta de helechos, por lo que es ideal con el calor.

Imagen de los pinos de la zona

Al área recreativa sólo pueden acceder 250 vehículos y existen dos parkings: uno en la zona baja, cerca de las piscinas, y otro en la zona cercana al inicio de la ruta y el bar existente. Se recomienda ir pronto para poder aparcar en el interior. El sendero hasta la cascada es de apenas un kilómetro y, aunque es ascenso, es fácil. Además existen bancos durante el camino para descansar, si es necesario, y recrearse la vista.

El final es la llegada al chorro, cascada con 20 metros de altura, que acaba en una pequeña poza, donde, sin embargo, el baño está prohibido. Sobre ella existen dos puentes y en un lateral, unas escaleras para subir hasta el nacimiento. Ascender lentamente y con cuidado con los niños. Las vistas del valle merecen la pena.

Poza existente al final del chorro

Ya a la vuelta, es el momento de escoger mesa o zona para pasar el día alrededor de las piscinas. Estás están divididas en dos pozas, una que cubre por los tobillos y otra por la cintura, aproximadamente, pero no existe socorrista, por lo que se recomienda no perder a los menores de vista. El agua es más que fría, por lo que simplemente meter los pies refresca inmediatamente.

Además, existe un área de columpios de madera muy atractiva para los niños. Totalmente, integrada en el entorno, hay un laberinto que hará las delicias de mayores y pequeños. También los clásicos columpios, toboganes, trenecitos….. Da la sombra en todo momento, por lo que se puede jugar sin pasar calor. Y por cierto, se permiten las barbacoas y el acceso de mascotas, aunque estos tendrán que estar controlados. En definitiva, todo para pasar un gran día.

Laberinto de madera en la zona de juegos

Datos de interés

Tarifa aparcamiento (de mayo a finales de agosto):

  • Coches: 5,00 €
  • Autobuses: 50,00 €
  • Motos: 2,00 €
  • Microbuses: 30,00 €

Horario

  • Primavera y verano días de diario (del 15 de mayo al 15 de septiembre): de 9.00 a 20.00 h.
  • fines de semana: 10.00 a 20.00 h.
  • Resto del año: entrada libre.

Otros Artículos relacionados

Nueva temporada en las piscinas de las Berceas y Riosequillo

Contra el calor, las piscinas naturales de las Presillas, en Rascafría

 

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply