Aire libre

La Isla de Rascafría y el Valle de la Angostura, excursión fresquita y divertida

La zona de la Isla y el Valle de la Angostura, en Rascafría, es un sitio fresquito y divertido para combatir el calor. Tiene área recreativa, una ruta muy fácil para cualquier edad, zona donde refrescarse sin peligro y varios restaurantes. Todo ello, en medio de un bosque de pinos, que proporciona sombra y numerosas posibilidades de juego para los más pequeños. 

El área recreativa se encuentra en el kilómetro 31 de la M-604, pasado el pueblo de Rascafría hacia Cotos. Allí hay un aparcamiento de tierra gratuito, con espacio para unos 40 vehículos, y tres restaurantes, que suelen disponer de terraza en verano. Enseguida se oye el murmullo de agua y la aventura puede comenzar sin problemas. Al lado del aparcamiento hay un puente y una pequeña cascada para investigar, a la que se llega tras cruzar un puente. Tengan cuidado porque la piedra suele estar mojada y puede ser resbaladiza. Si optáis por hacer picnic, mejor seguir andando un poco en dirección Cotos.

El río a su paso por el valle

Todo el valle está recorrido por el arroyo de la Angostura. La zona invita a dar un paseo tranquilo continuando el cauce del río hacia Cotos. En el entorno se ubica la Cascada de Pradillo, un precioso salto de agua que antiguamente prestaba servicio a una central eléctrica ya desaparecida. Aun así, se ha mantenido esta pequeña presa que es todo un espectáculo por su color, diferente en cada época del año. Hasta la misma sólo hay 800 metros, en la que podréis remojar los pies.

No cortéis la imaginación de los pequeños. Qué recojan piedras, piñas y todo lo que se les ocurra. Al ser una zona de explotación maderera, os encontraréis cabañas realizadas con troncos, numerosos trozos de árbol cortados, maderas naturales como piezas de juego….

El Mirador de los Robledos

A escasa distancia, a menos de cuatro minutos en coche y unos 20 andando, aunque todo cuesta arriba por lo que es bastante cansado, se encuentra también el Mirador de los Robledo. Se llega desde un camino ubicado casi enfrente de la zona recreativa cruzando la carretera. Es una inmensa pradera, que destaca por unas impresionantes vistas de todo el valle del Lozoya.

Para descubrir cada uno de los pueblos y puntos de interés geográfico que se contemplan desde este emplazamiento, existe una orientadora de hierro con forma de brújula que marca cada uno de los sitios y en cuya base se puede leer un lema: “Para ver hay que mirar y hay que saber”. Podéis jugar con los menores a decirles un punto y que lo señalen con el agua de la orientadora. Entre ellos, el Paular, el Pico de Peñalara, Cuerda Larga,….

Brújula del mirador de los robledos

En la zona también existe otro símbolo significativo, un menhir de piedra que en realidad es el monumento a los guardas forestales. Atentos que también tiene un poema grabado. Leerlo con los niños. Luego podéis dejarlos correr libremente. La zona es muy amplia para jugar y consta, incluso con una fuente incluso. Desde esta pradera, se inician diversos caminos senderistas, aunque estos son bastantes complicados.

El comienzo de los mismos es desde una cancela con paso canadiense. El motivo: el controlar el ganado que suele pastar por la zona. Es típico ver vacas comiendo hierba pero que no suelen acercarse a los humanos. Seguro que a los niños les ilusiona.

En definitiva, una zona muy bella de la sierra de Guadarrama que ofrece numerosas posibilidades para que los niños aprendan a jugar en la naturaleza y descubran lo divertida que es, siempre con el máximo respeto. Esperamos que os guste el plan.

 

 

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply
    EMI
    septiembre 1, 2019 at 9:47 pm

    La probamos este verano y a mi enano le encantó. Gracias por recomendarnoslo. !!!

    • Reply
      Pequeplanning
      septiembre 2, 2019 at 4:02 pm

      Nos alegra. Poner en búsqueda senderismo o excursiones y os saldrán más propuestas

  • Reply
    Toñi
    julio 12, 2020 at 12:48 pm

    Este año no es fácil hacer la ruta, solo se puede aparcar si tienes reserva en el restaurante. El único aparcamiento es el de “las presillas”, siendo este de pago y lejos del inicio de la ruta.

    • Reply
      Magdalena
      agosto 6, 2020 at 10:48 am

      Gracias por compartir la información

Leave a Reply