Aire libre

El Hayedo de Montejo, una visita imprescindible en otoño

El Hayedo de Montejo es uno de los parajes naturales más impresionantes de la Comunidad de Madrid, principalmente en otoño cuando las hayas se tiñen de color ocre y el suelo se cubre de hojas. Está declarado Sitio de Interés Nacional, Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y posee un alto grado de protección. Esto implica que las visitas estén controladas y restringidas. Si queréis conocerlo este otoño, debéis reservar plaza a partir del 1 de septiembre. Os contamos cómo y lo qué descubriréis en vuestra visita.

El acceso al Hayedo de Montejo se puede realizar mediante reserva on line o de forma presencial, aunque de esta última forma no te aseguras el pase, porque las entradas se dan por orden de llegada y son muy pocas. Se recomienda por tanto reservar a través de internet en este enlace VISITAS HAYEDO DE MONTEJO Estas reservas On line se abrirán quincenalmente al público en general con un mes de antelación. Por eso, si queréis visitar este espacio en octubre deberéis reservar desde el 1 de septiembre la 1ª quincena y desde el 16 de septiembre, las plazas de la 2ª quincena de octubre.

Si optáis por acudir directamente, el pase debe solicitarse directamente (in situ) en el Centro de Información de la Reserva de la Biosfera de la Sierra del Rincón, en la Calle Real 64 de Montejo de la Sierra. Del pueblo al Hayedo hay una distancia de 15 minutos en vehículo, por lo que se debe llegar con tiempo para el traslado posterior. Además aparcar en la zona del Hayedo es bastante complicado.

Sendero del Hayedo de Montejo

Gratuito y guiado

El acceso es totalmente gratuito y guiado, sin que se permita salirse de los senderos fijados para no perjudicar las hayas más jóvenes. Esto constriñe un poco la excursión pero tiene la ventaja de conocer todos los secretos de este espacio natural de 250 hectáreas, con 399 especies de flora y 194 de vertebrados.

Existen tres tipos de rutas que se pueden realizar: la del mirador, la ladera y la senda del río. Esta última es la más popular y más fácil con niños, con una duración aproximada de 90 minutos. En ella, se sigue el cauce del río y se puede disfrutar de paisajes preciosos, siempre entre la arboleda frondosa que te introduce en un bosque de hadas y cuentos. Echarle imaginación y que los niños jueguen a encontrar seres mágicos, recoger hojas de distintos colores y descubrir insectos. Esto evitará que las paradas que el guía hace para explicar el Hayedo sean aburridas.

Niños jugando durante la visita

Durante el camino además se pasa por fuentes naturales y un refugio, para finalizar en una explanada que indicará el final del camino y la vuelta, está ya de forma libre. Dentro del Hayedo está prohibido comer, pero al salir, justo enfrente y cruzando la carretera, existe una pequeña zona recreativa con mesas. Está cerca del río y el paisaje es muy similar al de lo interior de la reserva natural, por lo que podéis aprovechar a tomar un tentempié.

Eso sí, tener en cuenta que es una zona fría y húmeda porque los árboles no dejan pasar los rayos de Sol. Por eso hay que ir abrigados y preparados. Además es una zona de montaña, con diferencia de temperatura respecto a la ciudad. Para llegar hay que tomar la M-137 hasta Montejo de la Sierra y desde allí la M-139 hacia El Cardoso. El Hayedo es la separación natural de Madrid con Castilla La Mancha. Se tarda aproximadamente una hora y cuatro, pero merece la pena.

Conjunto de hayas con los colores típicos del otoño

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply
    Ana
    septiembre 1, 2018 at 3:43 pm

    Un sitio precioso para visitar

Leave a Reply