Aire libre

40 réplicas del “Oso y el madroño” se trasladan a las calles de Madrid

Si es tradición que todos los años reproducciones de Las Meninas decoradas por figuras relevantes del arte, la cultura y la sociedad se expongan en las calles de Madrid, ahora han aparecido 40 réplicas del “Oso y el Madroño”. Se trata de la iniciativa “Gracias, Madrid” en la que se trata de homenajear a todos aquellos colectivos que tuvieron una lucha activa frente a la pandemia. 

La decoración de cada una de las estatuas se eligió mediante un concurso abierto. Y tras estar expuestas en Matadero Madrid, se han trasladado a las calles de la capital, donde se mantendrán hasta el 18 de febrero. Cada una de ellas cuenta una historia que os resumimos a continuación, según la descripción de los promotores de la iniciativa (El País, la SER y el Ayuntamiento de Madrid):

  • El cielo de Madrid te ama. Diseño ganador del concurso basado en la leyenda castiza “De Madrid al cielo”, ubicado en la calle Gran Vía, esquina con la calle de Caballero de Gracia.
  • ¡Gracias a nuestros héroes!: Andrea Wizner se enfrentó a un cáncer y un tumor en plena pandemia. Dedica su diseño a todos los que contribuyen a mantenernos a salvo día a día. Ubicado en el Ayuntamiento de Madrid en la calle Montalbán, 1.
  • Del cielo a Madrid. El profesor de dibujo técnico Félix Castaño rinde homenaje a los héroes de la pandemia reflejando el cielo de Madrid en su obra y lanza un guiño a su mujer, anestesista que estuvo al pie del cañón desde el primer momento Plaza de la Villa.
  • Esperanza. David Vilmar crea un diseño colorido que trasmite la confianza y admiración que siente por la comunidad científica y todos los sanitarios. Paseo de la Castellana 24esquina con la calle de Ortega y Gasset.  
  • Ave Fénix. La farmacéutica Gina Prunareanu muestra a través de su diseño el espíritu de la resiliencia en época de pandemia. Un diseño que trasmite que «nadie tiró la toalla» cuando la situación se ponía cada vez peor. Plaza de los Cubos, en la calle de la Princesa esquina con la calle de Santa María Micaela.
  • Abraza Madrid. David Céspedes, estudiante de tercer curso de ingeniería muestra dos osos abrazados para agradecer la ayuda de los servicios esenciales durante el confinamiento. Calle de la Princesa esquina con la calle del Buen Suceso.
  • El abrazo. Carmen Romero, arquitecta ha decidido cubrir el cuerpo de estrellas que simbolizan todos aquellos familiares que nos han dejado a causa de la covid. Plaza de Colón, esquina con la calle Serrano.
  • Traslúcidos. Valentina Vaio, informática rinde también homenaje al gran esfuerzo de los sanitarios. Diseño ubicado en la puerta principal de la Biblioteca Gloria Fuertes, en la Avenida Logroño, 179.
  • Doble identidad. Claudia Salvarini, arquitecta quiere trasmitir con su diseño la dificultad de separar el trabajo de sus vidas en época de pandemia. Plaza de Castilla, en la esquina del paseo de la Castellana con la calle de Mateo Inurria.
  • El oso y el madroño- Sanitarios. La diseñadora Maite Cardozo transforma al oso en un sanitario que cuida de España, representado en el árbol. Plaza de Cristo Rey, entre la Fundación Jiménez Díaz y el Hospital Clínico San Carlos.
  • Fiesta, luz y color. Eduardo Simonneau, diseñador gráfico, viste al oso con fuegos artificiales como símbolo de celebración y conmemoración al trabajo de los sanitarios. Glorieta de Rubén Darío.
  • El aplauso infinito. El informático Juan Avilés apuesta por homenajear a la solidaridad en los balcones. Intercambiador de Moncloa.
  • Héroes sin capa. Un diseño de Lorena Sánchez que muestra a los sanitarios convertidos en héroes. Sede Central de Correos, en la vía de Dublín 7.
  • Gracias. Un diseño de el diseñador gráfico Alberto Martínez que opta por manos de colores para homenajear también a los sanitarios. Plaza Junta Municipal, en la avenida de las Águilas 2 de Madrid.
  • Uno para todos y todos para uno. Andrea Gómez da voz a una sociedad agradecida a los profesionales que lucharon contra la pandemia. Plaza de San Cayetano.
  • Gracias por conectarnos. Javier representa las línea del metro con el fin de dar gracias a todos los empleados del transporte público que nos han mantenido conectados, siempre. Calle de Cavanilles, 58.
  • Atardecer. La estudiante Laura Bueno envía un mensaje de esperanza a todos aquellos que han sufrido y están sufriendo por la covid. Glorieta Pilar Miró, junto al parque de Pinar del Rey.
  • Enfoque láser. La ilustradora Adela Trifán evoca con las líneas nítidas del láser la perseverancia en los momentos difíciles. Calle de Peña Prieta, 4, en el Centro de Salud Hermanos Sangro.
  • Héroes. María Losada, estudiante de diseño gráfico, muestra a través de distintos símbolos la lucha de los sanitarios. Esplanada de Cuatro Torres.
  • Universal. Con corazones y la palabra gracias en distintos idiomas la diseñadora María ángeles Carro recuerda a los que ya no están. Plaza de Soledad Torres Acosta.
  • Bailamos. Justina Arranz, mujer de 92 años, plasma flores en el oso como regalo a los sanitarios. Parque de Bomberos de la calle de Santa Engracia, 118.
  • Súper sanidad y ultra covid-19. Un diseño inspirado en los cómics en el que Enrika Morena muestra el enfrentamiento entre los sanitarios y el villano «coronavirus». Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid.
  • Colores y más colores. Una obra de los hermanos Eik y Zulema, niños de 4 y 12 años. Avenida de Bruselas, esquina con la calle de Brescia.
  • Héroes anónimos. La ilustradora Susan Sutherland hace un homenaje al esfuerzo de los ciudadanos para frenar la pandemia. Calle de Santa Engracia, 31.
  • A vivir se aprende manchándose. La ilustradora Noelia Portillo llena de colores la e estatua para representar cómo los trabajadores esenciales han unido a la sociedad durante la pandemia. Glorieta de Cuatro Caminos.
  • Esperanza. Un madroño lleno de color y naturaleza diseñada por Florencia Bauzá que simboliza el agradecimiento que siente hacia los sanitarios. Plaza Central de la Junta Municipal del Distrito de Arganzuela.
  • Flores de gratitud. flores que representan el respeto, honor y agradecimiento por José Antonio Campillejo. Frente a la Basílica San Francisco El Grande.
  • El universo. La ilustradora Sara Lozano, cuya madre es enfermera, confía en que los sanitarios reciban el agradecimiento que merecen a través de la empatía de los ciudadanos. Calle de Bravo Murillo, 239
  • Mascarillas que son corazones. Héctor Delgado nos recuerda con su diseño que detrás de una mascarilla o traje sanitario hay una persona. Plaza Mayor Villaverde.
  • Palmas. Manos que simbolizan esfuerzo por Macarena Smerdou. Calle de Alcalá, 414.
  • Atardecer-amanecer. Diseño del publicista Isaac González que nos recuerda la vida que viene y la vida que se va. Calle Pintor Rosales, esquina con Paseo de Camoens.
  • La escalera. Juan Carlos Navarro, profesor universitario, pone el punto de mira en una escalera dibujada en el madroño que simboliza la cuesta arriba, la lucha y el éxito alcanzado en esta época de pandemia. Glorieta del Ejército junto al Hospital Gómez Ulla.
  • Mosaico. Optimismo, solidaridad, cuidado y memoria reflejados en las baldosas que Beto Valencia incorpora a la escultura. Paseo de Federico García Lorca, junto a la Junta Municipal.
  • Sentimientos. Alivio, agotamiento y emoción de dos sanitarias por Manuela Nuñez, cordobesa. Centro comercial La Vaguada, situado en la avenida de Monforte de Lemos 36, junto a la salida de los cines.
  • Todos juntos hasta el final. El periodista Luis Tomás Vargas ayudado por la imaginación de su hijo representa la entrega, fuerza y dolor de los sanitarios. Puerta de Toledo.
  • Azul. SA través de su dominio de la ilustración, Sylvia Vivanco interpreta con su diseño del Oso y el Madroño la fusión entre el cielo y la Tierra en honor a los fallecidos por el coronavirus, cuya forma cambia pero su recuerdo, en forma de color celeste, sigue presente. Plaza del Encuentro (Moratalaz).
  • Madroño florecido. La directora de arte, Loreto Manzanera talla en el árbol los nombres de los que sostuvieron la ciudad de Madrid. Calle de Santa Engracia y la calle de José Abascal, junto a la oficina de Canal.
  • Ola. Miguel Ángel Aísa cambia en su diseño el significado de las olas de contagios por olas de vida y gratitud, e inunda de azul mar el icono de Madrid, Calle Aquitania.
  • Gracias. Jorge Gil, diseñador gráfico y sus osos vestidos de chulapos para agradecer el esfuerzo a los sanitarios. Puente del Rey, en la entrada a la Casa de Campo.

Si queréis conocer el mapa con su ubicación, realizado por el medio de comunicación Vida de Madrid, pinchar sobre la foto:

Mapa con las ubicaciones de la réplica

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply