Aire libre

Senda fluvial del Manzanares en el Monte de El Pardo

La senda fluvial del Manzanares recorre el río a su paso por el Monte de El Pardo. Un corredor ecológico  muy interesante dentro de la propia capital. Una de sus principales ventajas es precisamente su cercanía y el paso por una zona urbana, que tiene una amplia oferta de gastronomía por si se quiere comer o tomar algo. Pero el camino también pasa por una zona natural aislada y zona recreativa de merendero. Por tanto, ofrece posibilidades muy amplias y para todos los gustos. A eso se añade que es prácticamente llana, ideal para niños.

Eso sí, os recomendamos que elijáis muy bien la época del año en la que realizarla. Es una zona fluvial, por lo que según avanza el calor, los mosquitos son muy abundantes y también se reduce el caudal del agua. Por eso, el verano no suele ser una buena época para conocerla. Por lo demás, cada época tiene sus encantos.

El camino perfectamente marcado

También tenéis que tener en cuenta la distancia. El total de la senda 12 kilómetros ida y vuelta, pero también se puede hacer en dos tramos, que es lo que nosotros hemos hecho. El punto de inicio es el aparcamiento del área recreativa de Somontes y el final la presa de El Pardo. No obstante, como indicamos se puede hacer el tramo Somontes-Puente de los Capuchinos, en pleno centro del El Pardo, y Puente Capuchinos-Presa. El primero es de 3,5 kilómetros y el segundo, de 2,5 kilómetros, aproximadamente.

En la zona de Somontes, destacan las numerosas mesas de picnic, la amplitud de los caminos y el puente ferroviario de hormigón y hierro. Tras cruzar su vano, encontraremos el cartel que indican el comienzo de la senda fluvial propiamente dicha, marcada siempre por unos postes de color marrón, verde y una línea azul. Desde ahí, se llegará a las primeras construcciones de El Pardo, su casco urbano y el Puente de los Capuchinos, donde iniciar la segundo tramo de la senda, y para nosotros el más interesante.

Bancos en el entorno del río

Podéis elegir ir por el margen izquierdo del río y volver por el derecho, más fácil y por tanto, más accesible cuando estás cansado. El lado izquierdo se inicia con una senda estrecha pero llena de vegetación. Actualmente, el río está un poco dañado por al vegetación caída durante el temporal Filomena, sobre todo la zona urbana. Luego, va mejorando.

A los pocos metros de pasar el puente encontraréis el Azud de El Pardo, los restos de una pequeña presa ya no utilizada, pero que se está recuperando. Durante la ruta hallaréis alguna playa cercana al agua, pero normalmente el camino va a mayor altura que el cauce. El siguiente punto de interés es la conocida como pasarela de Mingorrubio, que es la que permite pasar de una orilla a otra. Y a partir de ahí, se va paralelo a la verja de la zona privada del Monte de El Pardo, muy cuidado, hasta llegar a la presa.

Final de la ruta, llegando a la presa

La vuelta la podéis realizar por el mismo lado o cruzar la pasarela y conocer la otra orilla, más amplia, con zonas de picnic, pero con una flora y fauna menos diversificada. Atentos a las aves acuáticas, con numerosas especies. Los fines de semana hay más afluencia y ciclistas, por lo que si lleváis perro, es mejor llevarlos atados.

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply