Aire libre

Espectacular vía verde entre los Embalses de Picadas y San Juan

La vía verde que une los embalses de Picadas y San Juan es una espectacular ruta para hacer con niños, ya sea en bici o andando. Llana, ancha, con zonas para picnic y una impresionantes vistas del cañón que forma el río Alberche. Transcurre por lo que iba a ser una vía férrea que nunca se utilizó, pero que aporta verdaderas sorpresas. Entre ellas numerosos puentes y un túnel excavado en la roca, que hará pensar en grandes aventuras a los más pequeños. Os contamos nuestra experiencia y cómo llegar.

La ruta es lineal, por lo que a los siete kilómetros de ida hay que sumar otros tantos de vuelta. Se puede realizar tanto desde el embalse de San Juan, para lo cual habrá que dejar el coche en el área recreativa de La Depuradora junto al viaducto de la M-501, o bien desde la presa de Picadas. Nosotros elegimos este punto de partida para evitar el tráfico más denso de la M-501. Para llegar a él, hay que pasar la localidad de Aldea del Fresno y circular por la carretera M-507, hasta alcanzar el desvío que marca el embalse, poco antes del Safari Park. El último tramos de la carretera para subir es bastante malo y estrecho, por lo que se debe circular con cuidado y antes de la presa no hay parking, pero se puede pasar por ella y dejar el vehículo tras superarla.

Presa del embalse de Picadas, donde se inicia la ruta

A partir de ese momento sólo hay que seguir el camino, disfrutando de las vistas. Es fácil contemplar atletas practicando deportes acuáticos e incluso, en verano, podéis completar la excusión reservando vosotros mismos una piragua, lo que agradeceréis porque en esa época del año hace bastante calor y el camino no tiene casi sombra. Por este motivo, la ruta es ideal en primavera, cuando hace buen tiempo, pero sin calor en exceso, todo está verde y hay bastante agua.

A unos tres kilómetros desde el inicio, el trayecto pasa por debajo de uno de los túneles con los que el tren iba a atravesar una roca. Tiene bastantes rocas en el suelo, pero para los críos es una aventura y se puede observar perfectamente como está excavado. Cada poco pasos hay entradas de agua en pequeños remansos donde se puede descansar y siguiendo se encontrará un pinar donde con un pequeño lago creado para poder hacer picnic. Además, si tenéis suerte podréis ver cómo la escuela de escalada de Pelayos de la Presa practica en una vía existente a medio camino aproximadamente.

Túnel excavado en la roca

La llegada es al Área Recreativa de la depuradora, donde hay mesas y fuentes, aunque a nosotros es la zona que menos nos gustó. Tener en cuenta, que luego hay que volver. Por eso, os recomendamos tomaros la ruta con paciencia, descansando y pensar en comer en el camino. A nosotros nos encantó y esperamos que a vosotros no os defraude.

 

 

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply