Aire libre

Ruta desde Navalmedio hasta el Pino de la Cadena

Navalmedio es una pequeña presa ubicada ubicada entre Cercedilla y Navacerrada, en cuyo alrededor se puede disfrutar de una zona natural de pinos, regada por el arroyo Matasalgado, y que contiene una bonita historia de amor. Por el camino que conduce al Puerto de Navacerrada se puede llegar al Pino de la Cadena, un árbol singular con un mensaje: “A su querida memoria, 1840-1924”. Palabras que dedicó un amante de estos bosques a su padre fallecido.

El paseo es para niños acostumbrados a andar, pero si no llegáis, la zona es igualmente recomendable para pasar el día y respirar naturaleza. Para llegar debéis utilizar la carretera M-601, pasando Navacerrada y subiendo hacia el Puerto. Al llegar al restaurante La Fonda Real desviaros a la izquierda y seguir el camino hasta el embalse. Algunos navegadores os mostrarán un camino desde el pueblo de Cercedilla, pero es de tierra y bastante complicado.

Camino principal

Una vez aparquéis podéis optar por varias posibilidades, según os apetezca y la edad de los niños. Si vais con carrito, podéis dar una vuelta alrededor del embalse. Pone prohibida la entrada pero es a la zona del Canal de Isabel II. Si pasáis la primera puerta, hay un camino asfaltado rodeado de valla que bordea la presa y que cada cierta distancia tiene puertas para que accedan los pescadores. Se puede pasar por ellas hasta el borde del agua y ver alguna de las aves acuáticas que allí habitan.

Está bajo de nivel y un poco descuidado, pero aún así es agradable. Es muy cortito y tendréis que volver por el mismo sitio.

Embalse de Navalmedio

Siguiendo el río

Precisamente junto a ese acceso al embalse existe otra puerta para ganado, donde se inicia el camino paralelo al río Matasalgado y que podéis recorrer lo que queráis. Muy cerquita de esa puerta existe una piedra con enganches donde es muy frecuente ver a grupos iniciando a niños en la escalada. Es así como nosotros conocimos la zona. Acudimos a hacer rapel.

En toda esa zona se puede comer de picnic. Hay praderas junto al río y mucha diversión para los más pequeños. Se pueden recoger piñas, al nuestro se le ocurrió jugar al beisbol con ellas, piedras para trepar sin mucho riesgo, e incluso se puede ver ganado por los alrededores.

La familia Pequeplanning iniciándose en la escalada

Si os atrevéis a llegar al Pino de la Cadena, tenéis que seguir el camino principal. Es ancho y aunque es subida, tampoco tiene un desnivel exagerado. Llegará un punto, tras un pequeño salto de agua en el que cruzaréis el arroyo y seguiréis por el camino de la izquierda. Los siguientes puntos de referencia: una pradera, un pequeño refugio de piedra y un puente de madera.

Pasado todos sitios, llegará un momento en que la ruta se bifurca. Tomar el camino de la derecha y llegaréis hasta el famoso árbol. Junto a él, los carteles que indican que es árbol singular y que cuentan la triste pero bonita historia del mensaje.

la leyenda del Pino de la Cadena

La vuelta se hace por el mismo sitio. En total, 6 kilómetros. Tener en cuenta que hay poco sitio para aparcar, pero es cierto que nosotros vimos más coches que gente, que se reparte mucho por la zona. Y comimos en la Casasona de Navalmedio, un pequeño hotel rural, aunque hay que reservar porque se llena. Excelente la comida. Y siempre podéis tomar algo en su terraza. Tiene unas vistas espectaculares. Esperamos que os guste la recomendación.

 

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply