Navidad

Cortylandia se traslada al país de los elfos

  • Una exposición muestra los 40 años de historia y distintos montajes de esta tradición navideña

Desde el jueves, 14 de noviembre, se volverá a repetir uno de los clásicos que más unen a todas las generaciones en Navidad: los pases de Cortylandia, en la plaza Celenque. En esta ocasión, su temática nos trasladará al país de los elfos. Además, los más nostálgicos podrán visitar, en el propio edificio del corte Inglés de Preciados, una exposición sobre los 40 años que cumple esta tradición.

Durante el espectáculo de “Elfolandia”, las figuras animadas cantarán canciones y contarán historias de la Navidad, con una duración de 15 minutos. Los autómatas cantarines funcionarán de forma ininterrumpida del 14 de noviembre hastael 5 de enero. Los horarios serán los siguientes:

De lunes a jueves laborables
Mañanas: 12:00, 13:00 y 14:00 horas
Tardes a las 18:00, 19:00, 20.00  y 21:00 horas.

Los viernes, sábados, domingos y festivos habrá 8 pases
Mañanas a las 12:30, 13:30 y 14:00 horas
Tardes: 17:00, 18:00, 19:00, 20:00 y 21:00 horas

Los días con horarios especiales:
Nochebuena y Nochevieja, días 24 y 31 de diciembre:
Mañanas: 12:00, 13:00, 14:00 y 15:00 horas
Tardes: 18:00, 19:00 y 19:30 horas

Navidad, día 25 de diciembre: Tarde 17:00, 18:00, 19:00 y 20:00 horas.
Año nuevo, día 1 de enero: Tarde 18:00, 19:00 y 20:00 horas.

Exposición sobre la historia de Cortylandia

Para completar este plan, el Corte Inglés ofrece este año también la posibilidad de conocer la historia de Cortylancia, en la planta 7ª del edificio de Preciados ha instalado una exposición sobre la evolución de este clásico. Se recogen todos los bocetos artísticos que dieron lugar a los diferentes dioramas colocados anualmente para engalanar la fachada durante la época navideña.

Montaje del Señor de los anillos

La muestra de maquetas arranca en el año 1979 con la estación y la máquina de tren que inauguraron la primera vez este evento. Por entonces ya se añadía algún efecto especial como hacer salir humo de la locomotora, que sorprendía a los más pequeños. Las primeras instalaciones eran más sencillas que las que llegarían posteriormente, como Los cuentos de 1980 o Los pájaros de 1983. Aunque pronto empezarían a exhibirse montajes mucho más complicados técnicamente, como el Gulliver de 1985 que los que accedían al centro comercial veían mientras atravesaban las puertas que formaban sus piernas.

Hubo muchos mundos imaginarios, el Señor de los anillos o el mundo submarino, y la llegada de las nuevas tecnologías permitió personajes menos artesanales y utilización de pantallas. No obstante, el sabor de antaño tiene su encanto. Seguro que os gusta recordarlo y visitar la exposición.

You Might Also Like

No Comments

    Leave a Reply